Diseñan un método para detectar desde la farmacia las prescripciones inadecuadas de medicamentos en personas mayores polimedicadas

Universidad Cardenal Herrera CEUEl estudio incluye por primera vez entrevistas clínicas a los pacientes en la farmacia para valorar no solo el historial de prescripciones, sino su adherencia a los tratamientos o el uso de fármacos no prescritos, detectando situaciones revisables por el médico de atención primaria

Más de cuatro millones de personas en España son mayores de 65 años que toman cinco o más medicamentos de forma habitual. Estas personas mayores suelen padecer varias enfermedades crónicas y son medicadas por más de un especialista de forma simultánea, lo que puede aumentar el riesgo de que se produzcan prescripciones inadecuadas, como las duplicidades en la medicación o posibles interacciones entre fármacos. El farmacéutico puede detectar estas situaciones cuando dispensa los medicamentos y conocer también el grado de adherencia a los tratamientos de estas personas mayores polimedicadas. Por ello, investigadores del Grado en Farmacia de la CEU UCH han diseñado un sistema para detectar estos casos desde las farmacias, mediante un protocolo de entrevistas clínicas.

Esta investigación ha sido premiada como la mejor tesis española en farmacia asistencial de 2017 por la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), y es obra del farmacéutico valenciano Otón Bellver, bajo la dirección de la vicedecana del Grado en Farmacia de la CEU UCH, Lucrecia Moreno, y el profesor Luis Salar.

Duplicidades e “inercia terapéutica”

Según destaca Otón Bellver, autor de la investigación, “las duplicidades terapéuticas y los fármacos con baja evidencia clínica han representado casi el 40% de las prescripciones potencialmente inadecuadas detectadas en el estudio sobre mayores polimedicados, seguidas de la inercia terapéutica, especialmente en el caso del uso prolongado de benzodiacepinas para tratar fundamentalmente la ansiedad y el insomnio, más allá de las cuatro semanas de administración recomendadas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AGEMED)”.

La tesis de Bellver, defendida en la CEU UCH, también ha revelado la posible omisión de tratamientos para la hipertensión arterial con inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), y para disminuir el colesterol y los triglicéridos, con estatinas. En caso de pacientes con ansiedad, se ha detectado la necesidad de iniciar la prescripción de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Y la necesidad de tratamientos laxantes es otra de las prescripciones omitidas más detectadas y que más preocupan a la población mayor.

“Gracias a la detección de estas prescripciones potencialmente inadecuadas mediante cuestionarios clínicos a los pacientes mayores en la farmacia, se ha podido intervenir sobre un 37,6 por ciento de los casos. Además, en un 9 por ciento se consiguió evitar la visita al médico de cabecera para resolver el problema de prescripción, lo que supone una estimación de ahorro de costes de 6,57 euros por paciente”, destaca Bellver con respecto a los resultados.

Junto a la prescripciones potencialmente inadecuadas, la tesis de Otón Bellver ha permitido también detectar un 52 por ciento de casos de falta de adherencia a los tratamientos en estos pacientes crónicos mayores, fundamentalmente porque consideran que toman demasiados medicamentos o porque olvidan tomarlos.

Comunicación médico-farmacéutico

Para la directora de la investigación, Lucrecia Moreno, coordinadora del Grado en Farmacia de la CEU UCH, “la intervención sistemática, protocolizada y coordinada con atención primaria por parte del farmacéutico comunitario ha mejorado la farmacoterapia de los pacientes participantes en el estudio, ayudándoles a conseguir los objetivos pautados por su médico. La metodología diseñada, para la revisión de la medicación mediante entrevistas clínicas del farmacéutico comunitario al paciente mayor polimedicado, ha demostrado ser útil para detectar efectos adversos, interacciones o problemas derivados de la adecuación de la prescripción, informando de ello al médico de primaria para que valore, según su criterio, la modificación o no del tratamiento”.

Además, la mayoría de los pacientes mayores participantes en el estudio lo han considerado útil y sencillo y lo recomendarían a otros pacientes. También la mayoría ha valorado positivamente la intervención conjunta médico-farmacéutico.

La tesis de Otón Bellver, defendida en la CEU UCH y premiada por la SEFAC como mejor tesis en farmacia comunitaria de 2017, se basa en un estudio descriptivo sobre 88 pacientes crónicos polimedicados mayores de 65 años, a través de su seguimiento en una farmacia comunitaria de la ciudad de Valencia. Tras este primer estudio realizado como proyecto piloto en una oficina de farmacia, el objetivo es alcanzar a una muestra de población cada vez mayor con esta metodología ya testada, para que los resultados sean más representativos y puedan beneficiar a más pacientes, según destacan los autores del estudio.

Fuente: Universidad CEU Cardenal Herrera

Leave a Reply