¿Están los niños sobreprotegidos? El Colegio CEU San Pablo Montepríncipe reflexiona sobre Hiperpaternidad: “¿Hijos perfectos o hijos felices?“

Share

Colegio CEU San Pablo Montepríncipe¿Es la actual una generación de padres sobreprotectores? ¿Cómo preparar a nuestros hijos y a las familias a enfrentarse a una sociedad cambiante y llena de nuevos retos? ¿Estamos preparados? ¿Sabemos qué consecuencias tiene la hiperpaternidad en la vida de nuestros hijos?

Todas estas preguntas, y muchos aspectos clave como la autonomía o la tolerancia a la frustración, se tratarán en el espacio EDUTalks del colegio CEU San Pablo Montepríncipe el próximo 1 de febrero, bajo el título “¿Hijos perfectos o hijos felices? Cuando educar se convierte en una competición”.

En esta sesión, dirigida fundamentalmente a padres y educadores, tanto del propio colegio como externos, Eva Millet, autora del libro Hiperpaternidad, y Nuria Pérez Paredes, coach y fundadora de Sparks & Rockets, desvelarán las claves para educar niños autónomos, tolerantes a la frustración, capaces de distraerse solos y lo más importante: niños felices.

La hiperpaternidad, es decir, la sobreprotección de los padres sobre sus hijos, se ha establecido como modelo educativo habitual en las sociedades más acomodadas, y abuelos y abuelas, que suelen tener la razón, nos advierten: “prestamos excesiva atención a los niños”.

Las expertas invitadas coinciden al señalar que el exceso de protección no es en absoluto beneficioso para los niños que crecerán sin saber asumir responsabilidades. Con tanta sobreprotección, estamos creando la generación de niños y niñas más frágiles de la historia y con más miedos que nunca.

En este nuevo arquetipo en el que nos encontramos inmersos, los padres son sufridores guardianes, que aspiran a ser los progenitores perfectos y criar hijos brillantes. Viven por y para sus hijos, e intervienen en todos los aspectos de su vida. Un modelo de crianza estresante, para padres e hijos, que irónicamente crea niños y niñas inseguros y con escasa capacidad para actuar por sí mismos.

Aunque ejercida con el mejor propósito, la hiperpaternidad está desatendiendo aspectos tan importantes en el desarrollo de los niños como la autonomía, el esfuerzo y el tiempo libre. La infancia se está convirtiendo en una especie de campo de entrenamiento, con un constante ir y venir y agendas sin huecos para una de las actividades fundamentales en esa etapa de la vida: el juego.Afortunadamente, el panorama tiene solución. La receta se llama underparenting, o, en otras palabras, hacerles menos caso; una paternidad más relajada con espacio para que los niños jueguen y se aburran, para que se equivoquen y adquieran responsabilidades y autonomía. Disfrutar de ser padres, para que también ellos disfruten de ser hijos, es el primer paso para salir de la espiral de la hiperpaterni

“La educación ha cambiado. El pensamiento creativo, el emprendimiento, la tecnología o la creatividad están configurando una nueva forma de entender el aprendizaje y la formación de nuestros hijos. En el CEU queremos liderar ese cambio y por eso hemos diseñado un nuevo espacio (EDUTalks)para preparar a nuestros alumnos y a sus familias a enfrentarse a una sociedad cambiante y llena de nuevos retos”, explican desde el Colegio.

Más información: www.colegioceumontepríncipe.es

Fuente: Notorius Comunicación

Deje su comentario