La UJI lanza un proyecto de micromecenazgo para financiar una investigación innovadora que frene el Alzheimer con biotecnología

Universitat Jaume I - UJIInvestigadoras de la Universitat Jaume I de Castelló (UJI) han lanzado un proyecto de micromecenazgo para financiar una investigación innovadora cuyo objetivo principal es frenar la enfermedad de Alzheimer utilizando técnicas de de biotecnología e ingeniería de nanopartículas

Esta iniciativa se ha realizado a través de Precipita, la plataforma especializada en promover la financiación colectiva de la ciencia creada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. La dirección es: https://www.precipita.es/proyecto/biotecnologia-para-combatir-el-alzheimer.html

La directora del Grupo de Neurobiotecnología, la profesora de anatomía Ana María Sánchez, explica que su proyecto inicia una línea de investigación novedosa desde el punto de vista técnico y conceptual, ya que plantea «la fabricación de partículas víricas no dañinas mediante técnicas biotecnológicas para estudiar la muerte neuronal en los estadios iniciales de la enfermedad del Alzheimer y restaurar las proteínas dañadas para frenar su curso».

«Queremos avanzar en la terapia génica que limite el proceso degenerativo de las neuronas. Para ello, en colaboración con la Universitat Politècnica de València, construimos vectores biológicos, derivados de virus, y los combinaremos con biomateriales naturales, para mejorar el acceso al cerebro de las moléculas que pueden frenar el deterioro cerebral», argumenta la investigadora.

El proyecto «Biotecnología para combatir el Alzheimer» estará en activo durante los próximos tres meses en la plataforma Precipita y pretende lograr una meta óptima de 25.000 euros. Este trabajo forma parte de una de las líneas de investigación que desarrolla el Grupo de Neurobiotecnología de la UJI, cuya misión es contribuir al conocimiento del funcionamiento óptimo cerebral y las consecuencias que se derivan de procesos crónicos inflamatorios. De hecho, sus objetivos son transversales y, en consecuencia, aplicables a otras enfermedades y alteraciones neurológicas y psiquiátricas de carácter inflamatorio.

El aumento de la esperanza de vida ha incrementado la incidencia de enfermedades neurodegenerativas. El factor de riesgo más elevado para el Alzheimer es la edad avanzada: a partir de los 60 años, la tasa aumenta un 10% cada década. En la actualidad, más de 46 millones de personas sufren demencia en todo el mundo y si la tendencia continúa, se estima que en 2050 habrá 131,5 millones de personas afectadas. Por este motivo, Ana Sánchez afirma que su proyecto quiere «contribuir a desarrollar una terapia nueva que promueva la regeneración neuronal e inhiba la muerte celular, y en el futuro intentaremos trasladar estos resultados para facilitar la recuperación de pacientes con Alzheimer y extenderlo a otras enfermedades neurodegenerativas».

El Grupo de Neurobiotecnología de la Universitat Jaume I desarrolla varias líneas básicas de investigación. La primera se centra en el estudio de la señalización intracelular en el cerebro inducida por péptidos de la familia insulina-relaxina y sus efectos en el comportamiento (comportamiento social y memoria). Por otro lado, estudian cómo esta señalización puede estar alterada en situaciones patológicas en enfermedades del desarrollo como el autismo y enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer). Estas cuestiones se abordan utilizando técnicas biotecnológicas y la construcción de partículas víricas y nanopartículas para la modulación in vivo de la expresión génica.

La UJI lanza un proyecto de micromecenazgo para financiar una investigación innovadora que frene el Alzheimer con biotecnología

Fuente: Universitat Jaume I

Deje su comentario